que es ashwagandha propiedades y beneficios
Publicidad - Sigue leyendo
Tiempo de lectura estimado: 4 minutos.

A pesar de que su popularización se haya dado hace algunos años y presente cada vez un mayor número de estudios con rigor, esta planta no es ninguna novedad, pues su origen en el tratamiento de enfermedades se remonta a la medicina tradicional india, donde se ha usado desde hace miles de años.

No obstante, esto no significa que la podamos encontrar únicamente en la India, sino que podemos hacerlo en prácticamente cualquier clima templado. Es más, esta planta se encuentra en el litoral mediterráneo de forma esporádica, dentro de nuestra propia península ibérica.

¿Qué es la Ashwagandha?

La Ashwagandha es una planta cuyo consumo ha ganado popularidad en los últimos tiempos gracias a sus excelentes propiedades, las cuales destacan por sus cualidades medicinales con siglos de antigüedad.

¿Cuáles son las propiedades de la Ashwagandha?

A pesar de que podríamos enumerar las miles de propiedades que tiene o podría tener esta planta – o suplemento -, te mostramos las más interesantes para el día a día.

El principal beneficio que nos va a aportar esta hierba, es que es una sustancia adaptógena, es decir, se encarga de modular nuestra respuesta al estrés.

¡Ojo! Cuando hablamos de estrés no nos estamos refiriendo a un momento puntual. Todas las personas tendremos momentos de estrés en nuestra vida, y no solo no tenemos que evitarlos, sino que son necesarios y fundamentales en muchos aspectos.

Lo que entendemos por un estrés más «peligroso», es aquel que está mantenido en el tiempo, que así mismo, podríamos llegar a denominarlo incluso como «cronificado». Este estrés podría ir desde un déficit calórico elevado y mantenido durante mucho tiempo, dormir pocas horas al día, o incluso, discutir con tu pareja constantemente.

Cuando se dan este tipo de situaciones, en tu cuerpo se dan ciertas adaptaciones y procesos fisiológicos, entre ellos el aumento del cortisol, también conocido como «la hormona del estrés». Sin entrar en una dinámica muy profunda sobre esta hormona, debes saber que cuando está elevada se relaciona con problemas de insomnio, ansiedad, e incluso, obesidad.

Publicidad - Sigue leyendo

1. Restricción del cortisol

Y es que, aunque parezca mentira, tiene la capacidad de reducir el cortisol entre un 17-30% aproximadamente. Lo cual se traducirá en muchos de los beneficios que veremos posteriormente, así que podríamos hablar sobre que muchas de las mejoras o puntos positivos que vamos a obtener de la Ashwagandha, provienen de esta disminución del cortisol.

Un ejemplo de esto podría llegar a ser la mejora del sistema inmunitario y del entorno hormonal, e incluso, una mejor sensibilidad a la insulina, que será esencial para la mejora de la composición corporal y para un mejor procesamiento de nutrientes.

2. Testosterona y fertilidad

También se ha demostrado que puede llegar incluso a aumentar nuestra testosterona entre un 5-15%. Evidentemente, esto es un rasgo fisiológico ‘normal’, por lo que no se va a dar ese efecto anabólico androgénico que proporcionan otro tipo de sustancias. En otras palabras, no lograrás hipertrofiar tanto como Ronnie Coleman por suplementarte con esta planta.

Sin embargo, esta mejora de la testosterona si te aportará ciertos beneficios, entre ellos, un aumento de la líbido y cierta mejora de la fertilidad, pues acorde a lo que sabemos a día de hoy, es posible incrementar la calidad seminal mediante el consumo de este suplemento.

3. Mejora del rendimiento deportivo

No hay muchos estudios sobre la Ashwagandha y el deporte. No obstante, si aplicamos el sentido común a lo que ya sabemos sobre esta sustancia y sobre fisiología, podríamos dar por hecho que es un suplemento más que interesante de cara a tenerlo en cuenta en el campo del rendimiento.

Por ejemplo, si gracias a esta sustancia estamos mejorando nuestros niveles de testosterona -aunque sea de manera leve- también estaremos mejorando nuestro rendimiento deportivo.

Por otro lado, si disminuimos nuestro cortisol, mejoraremos nuestra recuperación. E incluso, si mejoramos nuestra sensibilidad a la insulina, también estaremos mejorando nuestra captación de nutrientes, y por lo tanto, esto irá de la mano con una mejora de la composición corporal.

4. Depresión, ansiedad y estado de ánimo

Probablemente, sea uno de los puntos de acción más interesantes de este suplemento. Y es que tiene la capacidad de actuar el sistema gabaérgico, que es aquel que se encarga de regular la relajación y disminuir los sistemas de actividad en el cerebro. Hay evidencia sobre la mejora de la depresión y del estado de ánimo, lo cual en muchos casos, se traduce también en una mejora de la ansiedad y de su sintomatología.

5. Alopecia

Siendo el estrés uno de los principales causantes de la caída prematura del cabello. Podremos mejorar y/o evitar esta situación gracias a uno de los efectos ya mencionados, donde se da la restricción del cortisol.

¿Qué dosis tomar?

No hay una dosis específica para cada uno, así que lo más importante es consultar con un profesional que nos pueda orientar en el consumo de estos suplementos. Además, la dosis debe ser completamente individualizada en función del objetivo de cada persona.

Mientras que alguien que intenta mejorar su líbido podrá verse beneficiado con una dosis de unos 25 mg, una persona que esté intentando disminuir sus niveles de ansiedad podrá llegar incluso hasta a tomar entre 50-100 mg.

Como vemos, la dosis puede llegar a ser muy variable. De todas formas, oscilan entre los rangos mencionados.

¡Importante! cuando nos referimos a los mg de la dosis que debemos de tomar, nos estamos refiriendo a Withanolidos. No debemos confundirlos con la cantidad de extracto de raíz.

¿Cuándo tomar la Ashwagandha?

Un «mito» muy extendido es que debido a la somnolencia que provoca debemos consumirla en momentos previos a dormir. Esto no es del todo correcto, ya que a pesar de ser una sustancia que mejora nuestro descanso, no nos provoca somnolencia directamente.

Muchos de los beneficios que se le achacan a la Ashwagandha sobre la somnolencia vienen por parte de unos principios activos llamados trietilenglilcoles, que están presentes en la hoja de la planta.

Sin embargo, no son solubles en etanol, mientras que la mayoría de suplementos de Ashwagandha usan un método de extracción con alcohol. Además, se adquiere principalmente la raíz de la planta, por lo que no se obtienen estos principios.

Una vez aclarado lo dicho previamente, una opción interesante podría ser el consumir tu dosis en el desayuno, con el objetivo de maximizar su absorción. Si es una dosis superior a 50 mg podríamos dividirlo en 2 tomas, una en el desayuno y otra en la cena.

Contraindicaciones y efectos secundarios de la Ashwagandha

A pesar de todo lo que se llega a leer sobre la Ashwagandha, ni crea tolerancia, ni crea dependencia. Es más, podemos llegar a considerarla como un suplemento más que seguro en las dosis descritas previamente.

De hecho, en animales se han llegado a ver estudios con dosis mucho más elevadas durante meses sin que se vea comprometida su integridad.

Aún así, es importante que seamos cautos, ya que aunque no haya efectos secundarios reseñables más allá de dolor abdominal o diarrea si nos pasamos de dosis, sí que puede haber ciertas contraindicaciones, como:

  • Embarazo: No es recomendable tomar esta planta, ya que puede resultar abortiva en dosis elevadas.
  • Alcohol, sedantes o ansiolíticos: Al ser una hierba que genera un efecto sedante, deberíamos de evitar su toma junto a/o si hemos tomado previamente las sustancias descritas arriba.
  • Hipotiroidismo: Aquellas personas que toman pastillas para aumentar la tiroides deben de tener cuidado, pues la Ashwagandha también podría aumentar los niveles y así presentar además ciertos efectos secundarios.
  • Medicamentos para la diabetes y para la tensión arterial. La planta en conjunto con estos medicamentos podría hacer que la azúcar en sangre y la tensión arterial disminuyeran.

¿Cómo elegir un suplemento adecuado de Ashwagandha?

Desde mi punto de vista, hay 2 cosas súper importantes a tener presente cuando vayamos a comprar un suplemento de Ashwagandha:

  1. La primera es asegurarnos de que estamos tomando una dosis correcta de withanólidos, ya que son el principal principio activo de esta planta, y al que se asocian la mayoría de los beneficios. Muchas veces confundimos la dosis que estamos tomando respecto a la cantidad de extracto de raíz, la cual tiene una relevancia un poco menor.
  2. Y el otro punto súper relevante es asegurarnos que compramos un suplemento con alguna de las siguientes patentes: Sensoril, KSM-66 o Shoden, ya que son las más reconocidas a nivel mundial y son una garantía de calidad.

A pesar de la situación actual que vivimos en el mundo de los suplementos, donde hay mucha oferta en la industria y -a veces- poca calidad, a continuación te mostraremos las opciones recomendadas.

Por varios motivos, entre ellos la calidad-precio del producto y las diversas opciones de patentes que ofrecen respecto a otras marcas.

¿Dónde comprar Ashwagandha?

Si estás buscando dicho suplemento, te dejamos las mejores opción

Ashwagandha HSN

¿Merece la pena la ingesta de Ashwagandha?

Si te encuentras en una situación parecida a las que hemos descrito previamente (estrés constante, líbido baja, etc) y crees que te puedes beneficiar de alguna de las propiedades de este suplemento, te recomendamos encarecidamente que lo pruebes, ya que no estamos hablando de un producto sin evidencia científica que ha aparecido de la noche a la mañana.

Justo lo contrario, estamos hablando de un suplemento con respaldo y con muchos beneficios más que interesantes de cara a tener en cuenta.

Deja tu comentario

¡Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí