chico atándose zapatillas running
Foto: Unsplash
Publicidad - Sigue leyendo
Tiempo de lectura estimado: 2 minutos.

Todos los que practicamos este deporte nos hemos hecho alguna vez la pregunta de cuando tenemos que cambiar las zapatillas de running o de correr.

Esas zapatillas que nos gustan tanto y que parecen nuevas pero que quizás ya no mantienen las propiedades de amortiguación y respuesta que tenían la primera vez que te las pusiste.

A veces podemos tardar más de la cuenta en cambiarlas, ya sea porque nos gustan mucho o porque les hemos cogido un cariño especial.

No obstante, esto nos puede traer una serie de inconvenientes que a la larga nos pueden lastrar para la practica nuestro deporte.

Por ello, vamos a darte una serie de recomendaciones y consejos para que sepas cuando renovar tus zapatillas.

¿Cuándo renovar mis zapatillas de running? ¿Cuántos km duran?

Pues como siempre, depende. Es un tema muy recurrente para todos los runners y realmente no tiene una respuesta clara e inequívoca.

En un intento de unificar criterios, diversos expertos y estudios de durabilidad (según marcas) sostienen que a partir de los 500-600 km de uso, debemos empezar a pensar en reemplazarlas.

↓ Apoya este contenido ↓
↓ Apoya este contenido ↓

Estos kilómetros van en función del volumen de entrenamientos de cada uno, pero pueden suponer entre 6 meses y 1 año de duración para cada par de zapatillas.

La razón de ponerles este límite es que a partir de los 600 km las características principales de las zapatillas pierden eficacia.

A nivel de percepción personal puede ser que notemos nosotros mismos que no tengan la misma amortiguación o que su nivel de respuesta se haya reducido un poco o notablemente.

También se pueden ver o apreciar su desgaste físico si el uso es elevado.

¿Y si aparentemente están bien?

Como hemos comentando, lo primero que deberás saber es la frecuencia de uso.

Si aún notando todos estos síntomas seguimos manteniendo el mismo nivel de uso de las zapatillas, nos puede empezar a repercutir a nivel de salud: dolor de rodillas, molestias en los pies, rozaduras que antes no aparecían.

Existen una serie de indicios claves para poder prevenir el desgaste de nuestras zapatillas:

  • Observando la suela: si el dibujo original va desapareciendo o bien si el material de la media suela se va desgastando, es el momento de cambiar las zapatillas de running. Es algo que podemos ver en algunos modelos a simple vista.
  • Falta de agarre: donde antes no fallaba la zapatilla ahora se resbala, lo que es síntoma de desgaste y de que la suela no tiene las mismas propiedades que antes.

Consejos para alargar la duración de las zapatillas

El uso frecuente desgastará las zapatillas. No obstante, hay algunos puntos claves que te ayudarán a prolongar su vida útil.

  • Mantener una correcta limpieza de las mismas: no meterlas en la lavadora, simplemente de vez en cuando aplicarles jabón y pasarles un cepillo para limpiarlas, así conseguiremos que los principales componentes se conserven más tiempo.
  • Usarlas solo para correr: si queremos que ese par de zapatillas que tanto nos gustan duren más, evita ponértelas para salir por la calle o para el día a día, las utilizaremos solo para correr, así minimizaremos el desgaste.
  • Tener pares de zapatillas diferentes en función del entrenamiento que nos toque: a veces esto no es posible, o bien porque nos estamos iniciando en el deporte o bien porque no consideramos una inversión económica excesivamente alta para correr y preferimos tener un par de zapatillas para todo (sabemos que las zapatillas para correr no son baratas).

Respecto a esto a este último punto, con pares de zapatillas lo que conseguiremos es que a través de la rotación de uso de las mismas (un día un par para rodar otro día otro para series) los materiales y la amortiguación se recuperen entre sesiones, pudiendo alargar el uso de cada una de ellas.

En esta situación incluso podemos aumentar sensiblemente el tope de kilómetros establecidos, donde los materiales no tienen tanto desgaste y rendirán durante más tiempo

Por ultimo, y como recomendación general y personal, yo suelo alargar la vida de las zapatillas hasta los 600-700 km, lo que va bien para unos modelos, pero no tanto para otros. A

Aquí entraría vuestra propia percepción, pero en general cuando te empiezan a doler articulaciones con zapatillas que no te dolían antes o cuando empiezas a resbalar donde antes no lo hacías (junto a su desgaste, vía visual) es momento de pensar en renovar tu calzado runner.

Deja tu comentario

¡Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí