Brooke Ence realizando peso muerto en CrossFit
Foto: Brooke Ence
Publicidad
Tiempo de lectura estimado: 3 minutos.

El CrossFit puede ser muy engañoso para aquellos que no lo conocen, donde lo primero que ven cuando buscan en Google son cuerpos muy musculosos, atletas levantando hasta dos o tres veces su peso corporal… y claro, ¡entra el pánico!

Pero no dejemos que el marketing nos asuste y recordemos que el CrossFit es un deporte por y para todos.

Sí, esto os incluye a vosotras también chicas. De hecho, el CrossFit para mujeres puede aportar numerosos beneficios. Os contamos a continuación los más relevantes.

1. Desmonta los roles de género

¿Quién dijo sexo débil? Eso es cosa del pasado. Las «temibles» pesas se han vuelto compañeras inseparables gracias a deportes como el CrossFit, cuyo afán por enfrentar a mujeres y hombres a tareas igualmente desafiantes, ha roto las barreras que nos separaban en términos de acondicionamiento físico.

En un box encontrarás el mismo rango de repeticiones, los mismos ejercicios y el mismo time cap para todos.

Aquí no se hacen distinciones por cuestiones de género, sino por cuestiones de tolerancia física y psicológica. Además, empodera mucho el ir mano a mano contra hombres, ¿para qué engañarnos?

2. Mejora tu fuerza

Como acabamos de mencionar, las pesas se convertirán en tus amigas pero también la calistenia. Los fondos, las dominadas, caminar haciendo el pino… todo esto que parece cosa de locos.

Publicidad

El CrossFit te ayudará a incrementar tu fuerza de forma progresiva para que puedas aprender a hacer cosas que ni imaginabas.

3. Ayuda a quemar grasa

Uno de los objetivos más comunes en el mundo del fitness es el de quemar grasa, y el CrossFit nos va a ayudar a conseguirlo.

La mezcla de la metodología HIIT (entrenamiento interválico de alta intensidad), el cardio de larga duración y el levantamiento de pesas a intensidades máximas es el cóctel perfecto para perder grasa a medio-largo plazo.

Además, si complementas la actividad en el box con una buena alimentación en la cocina y hábitos saludables, conseguirás mejores resultados y lo que es más importante: ¡longevidad!

4. Ideal para practicar durante un embarazo

Desde hace tiempo se sabe que la práctica deportiva de alta intensidad durante las distintas etapas de la gestación tienen grandes beneficios tanto para la madre como para el bebé:

  • Facilita la recuperación post-parto
  • Vuelta más rápida al peso y a niveles de rendimiento previos al embarazo. Sino que le pregunten a Kara Saunders que consiguió clasificarse para los 2020 CrossFit Games a través del Open sólo 5 meses después de haber dado a luz.
  • Menor aumento de peso y un vientre de menores dimensiones
  • Fase activa del parto más corta y con menos dolor.
  • Reduce el riesgo a sufrir preeeclampsia (hipertensión por el embarazo) y diabetes gestacional.

Y si sigues pensando que el CrossFit es demasiado peligroso durante un embarazo, cabe mencionar que la australiana Danae Brown consiguió un puesto clasificatorio en los Regionals de 2012 estando embarazada de 5 semanas (se enteró después y tuvo que rechazar la invitación).

5. Gana confianza en tu imagen corporal

Y no porque te vayan a salir cuadraditos, no, sino porque en el CrossFit se promueve la aceptación de los cuerpos en todas sus formas.

La capacidad atlética y un porcentaje de grasa corporal mínimo o un tono muscular de infarto no van de la mano y los crossfiteros lo sabemos.

Por eso, celebramos nuestros cuerpos usándolos para afrontar los desafíos que se nos presentan cada día en el box.

6. Potencia tu autonomía

La autonomía es una de esas cosas que damos por hecho y se va perdiendo a medida que se degenera el cuerpo con la edad.

Por eso, todo lo que hagamos para mantener las capacidades físicas básicas a punto será bien recibido.

Cuanto más tiempo podamos levantarnos de una silla sin ayuda, cargar bolsas de la compra o subir escaleras, ¡mejor!

¿Qué es el NEAT? ¿Por qué no debo ignorarlo?

Persona subiendo escaleras para aumentar el NEAT
Foto: Unsplash

7. Forma parte de una gran comunidad

Ese ambiente frío e impersonal que se respira a veces en los gimnasios comerciales le quita mucha gracia a eso de entrenar.

En un box de CrossFit no tendrás ese problema. La comunidad en este deporte es internacional y a cualquier lugar que vayas, encontrarás un box, y allí, una pequeña familia.

8. Para todos los niveles

Por último, y no por ello menos importante, quizá te preocupe llegar en más o menos forma al box para estar a la altura.

Y aunque tu intención te ennoblece, lo cierto es que no hay ninguna necesidad. El CrossFit es una metodología que quiere ayudar a todos, sea cuál sea tu punto inicial.

Así que si no puedes hacer ni un fondo, ni aguantar una plancha durante 30 segundos, no te preocupes que lo irás ganando con la práctica. Si ya te has convencido, busca el box más cercano y prueba tu primera clase gratis.

Deja tu comentario

¡Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí